Lorena cultivando esperanza

drupaladminpuj
Región Pacífico
Agregar comentario
Novela gráfica
Lorena.pdf1.37 MB

Lorena es una mujer que a través de las adversidades de la vida que le ha generado el desplazamiento al que fue sometida de su tierra natal López de Micay, nunca perdió la esperanza de lograr sus sueños. A través de procesos de autogestión que van desde venta de comidas rápidas hasta producción de guarapo logra satisfacer las necesidades de su familia. Lorena, que desde muy joven se enamoró del trabajo agricultor tras ser desplazada y pasar por el casco urbano de Buenaventura, logra llegar al Consejo Comunitario Citronela donde puede de nuevo arraigarse al trabajo de la tierra.

Región Pacífica:

El espacio geográfico del relato de Lorena se sitúa no sólo en el pacífico vallecaucano, sino también caucano. Desarrolla la movilización de Lorena hasta su hogar actual que es el Consejo Comunitario Citronela.

Descripción del Relato:

Es una experiencia individual que tiene mucho énfasis en la autogestión económica.

TRANSCRIPCIÓN DE ENTREVISTA DE LORENA

“Yo llegué el 16 de julio del 2001, vine como de desplazada del López de Micay. Yo cuando llegué a Citronela, llegué de posada en una casa ajena, y de esa casa ajena me fui haciendo un quiosquito, así, en la carretera, con una lámina de zinc, y luego ahora sí empecé a sacar el guarapo a vender y de repente que cuando que… en el desplazamiento, que había una ayuda para los desplazados: yo vine, hice unas capacitaciones de emprendimiento y nos llegó un dinero, bastante no, entonces yo con eso hice la caseta, luego nos dieron unas sillas, nos dieron unas mesas: yo me puse a fritar, así, a hacer comida, a hacer sancocho, y luego ahí sí compré mis sillas con un hermano, compre mis sillas y formé mi caseta. Y la tenía en estos momentos sino que como en esos días, hace por ahí como 3 años, me enfermé mucho de los bronquios: entonces la dejé caer, pero ahora estoy buscando la manera de cómo la vuelvo a levantar, en estos momentos estoy trabajando la agricultura, me mantengo del guarapo, saco caña, vendo las cañas: como la parte en donde vivo es una parte turística, entonces yo me defiendo vendiendo las cañas, y tengo un hijo estudiando y sí, pues el sustento, de lo poquito que me gano yo le colaboro mucho, mucho a mi hijo porque yo no quiero que mi diosito me lo ayude a sacar adelante… ajá, y cuando llegué pues no tenía nada qué hacer y pues, gracias a dios, me desempeñé trabajando la agricultura y vivo de eso, y soy una mujer echada pa’lante: mantengo muy enferma pero todos los días le pido a mi dios que me ayude a sacar a mis hijos adelante: tengo tres niños…

“A mí me gustaría que mi hijo saliera adelante porque y no solamente mis hijos, a mí no me gustaría ver por ahí viendo los pelaos jóvenes por ahí cogiendo, si es posible, costumbres, que porque no tienen trabajo, tienen por ahí que hacer cosas : me gustaría que el gobierno se acordara de esas personas para que les ayudara y para que ellos mañana fueran otros que salieran adelante, a como yo quiero también sacar mi hijo adelante, ay?, porque si no tenemos una paz, no construimos un pueblo, no pasa nada.

Entonces, a los padres míos no les gustaba… Nosotros éramos 9 hermanos… no les gustaba que yo fuera a trabajar con ellos al monte, pero yo qué hacía?, yo cogía y me les iba escondido, yo afilaba mi peinilla y me iba escondidita: mi papá era un hombre muy regio y mi mamá: nos criaron pobre pero muy educadas, a todos!, entonces mire que ellos murieron y hoy en día me está sirviendo eso a mí, entonces mi papá nos regalaba un pedazo de monte a nosotros todos los hermanos, cada quien para que cultiváramos. Entonces nosotros rosábamos y luego sembrábamos, y mire que todos mis hermanos viven en la ciudad y a mí me gusta mucho, pero mucho, el campo.

Si a mí me crían con una educación, yo tengo que criar también a mis hijos con esa educación, y si yo he sido jodida, tengo que cambiar para que también, otra personas también busquen la paz, porque no todo el tiempo podemos vivir en guerra: si donde yo vivía, digamos, una comparación, vivíamos en guerra, tenemos que buscar la paz, donde estemos, y sí la queremos porque sin la paz no somos nadie… Buenaventura para mí no es un puerto, pues significa para mí en éstos momentos, pues, parece como que dios quiere que va a haber una paz, porque antes estaba muy mala la vaina, pero ahora gracias a dios, ya se están viendo cosas diferentes y queremos trabajar y queremos salir adelante… Y les pediría ese favor, que sí, que nos colaborarán para que trabajáramos, que nos ayudarán a sacarnos adelante, porque al paso que uno va le digo que no va a llegar a ninguna parte, y queremos una paz aquí en Colombia, claro, ya no queremos más violencia.”

Audio