Gloria y sus sonrisas sanadoras

drupaladminpuj
Región Pacífico
Agregar comentario
Novela gráfica
Goria.pdf1.6 MB

Gloria cuenta la historia de una mujer que el desplazamiento le ha dejado  secuelas físicas que le han limitado sus actividades cotidianas. A pesar de todo, Gloria sigue adelante construyendo una casa con su familia en el Consejo Comunitario Citronela donde cría gallinas y cultiva cacao. Para Gloria perdonar es la única forma de sanar.

Región Pacífica:

El territorio del relato se centra en Buenaventura, en sus periferias. Primero una periferia semi rural que es el barrio Caldas, y luego una periferia rural que es el Consejo Comunitario Citronela.

Descripción del Relato:

Es una experiencia individual que tiene mucho énfasis en el perdón, en el sanar, y en la resiliencia. En el mantener la alegría en alto.

TRANSCRIPCIÓN DE ENTREVISTA REALIZADA

“Para mí sanar, perdonar.

Perdonar a las personas porque si nosotros no perdonamos, ¿Cómo el corazón nos va a sanar?

Siempre vamos a tener esa herida ahí, cada día tenemos que ir perdonando a los que nos hacen los daños, cada día tenemos que perdonar, porque si no perdonamos, tenemos eso allí, allí, allí, y vamos a coger más rencor, rencor, y ¿A dónde nos va a llevar ese rencor?... a la muerte o peor, o a pensar cosas malas: entonces cada día tenemos que perdonar a nuestros hermanos.

“Mi nombre es Gloria Torres Lerma.

Vivía en Caldas, parte baja. Eran las 7 de la noche cuando inició el conflicto armado, en el escenario de una balacera cuando mataron al vecino de al lado, y nosotros estábamos presentes. Nos exigieron que nos saliéramos de ahí, que si no salíamos rápido nos mataban. Nosotros salimos como pudimos con mis dos hijos, corriendo.

Más adelante me caí, del susto, se me afectó la presión, me caí y me llevaron a la vereda Citronela, a la zona rural y al otro día me llevaron al hospital. Estuve cuatro días hospitalizada. Yo era una mujer, muy alentada, yo no sufría de nada de esas cosas. Después de este episodio seguí en controles cada dos meses me tiene en control para darme la droga porque no puedo estar sin la droga, porque si me quedo sin la droga me da derrame, estoy en síntomas de darme derrame: porque así yo estoy cuando se me viene la bomba de sangre por la boca y la nariz cuando la presión se me sube, así, desplazada…

“Eso es lo que me tiene así: quedé afectada. Porque ya no puedo trabajar, quedé ya indefensa y no ya… eso me afectó mucho a mí y a mis hijos. Ahora esto ubicada en la vereda Citronela, en la zona rural, tengo unos pollitos, estoy criando unos pollos y tengo una fritanguita allá para sostenerme porque como no puedo trabajar ni hacer fuerza, entonces estoy ahí con mi hija, pero …en estos días se me cayó, así es que estuve haciéndole en estos días parando el agua-brita y todo y poniéndole un techito y como hice esa fuerza, me volvió a dar sangre, por boca y nariz…

Nosotros cometemos errores a veces… sin pensar, y cuando ya cometemos los errores nos ponemos las manos en la cabeza pero ya es muy tarde… pues yo, perdono: hay gente muy linda, muy chévere, como ustedes que están aquí, mucha gente, no todos son malos, ni toda la gente hacen daño: hay gente muy amable, le hacen un favor a uno. Pues nosotros en la vida tenemos que reflexionar muchas cosas, porque no nos podemos quedar allí, tenemos que seguir adelante con la ayuda del señor. Porque si no quedamos ahí, pues claro, cómo vamos a mejorar?, y darle ánimo a los otros que también están en las mismas condiciones que nosotros.”

Audio